El ministro de Justicia defiende la seguridad de LexNET

El pasado 31 de agosto, el ministro de Justicia, Rafael Catalá garantizó en la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, que el incidente de seguridad experimentado en los servicios de LexNET el pasado 27 de julio no produjo indefensión ni mermó los derechos de los ciudadanos, ni supuso la exposición pública de expediente judiciales. El ministro señaló que el uso de la plataforma está muy delimitado. Cada profesional accede a su propio buzón mediante tarjeta criptográfica y una clave personal.

El ministro de Justicia reafirmó su confianza en las potencialidades de un servicio que solo en el último año y medio ha facilitado la realización electrónica de cerca de 140 millones de comunicaciones, y aclaró que LexNET es exclusivamente un instrumento electrónico que transmite los documentos desde el profesional hasta el juzgado, siendo estos borrados automáticamente en un plazo de 60 días. No se trata de un archivo de expedientes, grabaciones de vistas u otros documentos judiciales.

En los primeros meses de 2016, la actividad en LexNET se multiplicó por diez, por lo que en marzo de ese mismo año se emprendió un plan de choque destinado a la optimización y mejora del sistema. De esta forma, se llegó a una nueva infraestructura con mayores niveles de seguridad y rendimiento y se amplió la capacidad del sistema para que fuera posible enviar documentos de hasta 15Mb, más del doble que dos años antes, cumpliendo una demanda de los profesionales.

Durante estos últimos años el servicio ha sido razonablemente estable. Concretamente, en el último año y medio LexNET ha estado disponible 13.600 horas, un 98,21% del total del tiempo, y sólo se vio interrumpido por causas repentinas durante 107 horas, el 0,75%. Se han reducido los tiempos de presentación y notificación en los juicios ordinarios de 60 a 19 días. A lo largo de ese periodo se han realizado 340 millones de comunicaciones con un coste unitario de 0,034 euros, muy inferior por ejemplo, a los 4,7 euros que supone un certificado postal con acuse de recibo.